Oda a nuestro idioma

Oh lengua castellana, sublimemente hermosa, más clara y más profunda que el agua melodiosa.(…)

Este pequeño fragmento de la poesía, Oda a la lengua castellana del poeta mexicano Horacio Zúñiga[1], trae a mi memoria esas celebraciones que en mi tiempo de escuela realizábamos para exaltar la grandeza de nuestra lengua castellana. Este poema me lo aprendí para una de esas celebraciones del día del idioma y ha sido una de mis principales motivaciones para hacer todo cuanto esté a mi alcance para ser un representante digno de tan hermosa lengua.

Tanto en el título del poema citado, como en el de este artículo, aparece la palabra oda, que puede entenderse como la exaltación o admiración que se le profesa a algo o alguien.

Por tal motivo, en estos días que celebramos acontecimientos como un aniversario más de la muerte del fantástico Gabo, uno de los mayores representantes de la literatura nacido en nuestro país, y por otro lado, el día que anualmente exaltamos nuestro idioma, queremos proponer la siguiente cuestión en tono individual, ¿Qué estoy haciendo para exaltar, perfeccionar y embellecer nuestro idioma?

Pero quizás para enaltecer debemos darnos cuenta primero de la importancia de algo. Nuestro idioma español, como es mejor conocido (aunque también es válido llamarlo castellano [2]), fue traído al territorio americano en los procesos de conquista y colonización, impuesto principalmente, para facilitar el proceso evangelizador. A pesar de que, a simple vista, no parece haber sido el modo ideal de implantar una lengua en otro teritorio (fenómeno que es visible en los demás procesos de colonización en el mundo, donde uno de los elementos culturales que se imponía era el lenguaje, fenómeno que podríamos seguir rastreando), el castellano al ser heredero del latín, hace parte del compendio de lenguas más cultas del mundo, hecho que se evidencia con la cantidad de personas que lo tienen como su primera lengua. Acuñado a lo anterior se puede reconocer como uno de los idiomas más completos en el mundo por la cantidad de palabras y usos gramaticales.

En los procesos de independencia y configuración  de los estados americanos de comienzos del siglo XIX, desde las constituciones se establecía el idioma que cada estado oficializaría, siendo el castellano el definido para la gran mayoría de naciones. En este proceso tuvo mucho que ver el humanista Andrés Bello, quien rescató los valores y la importancia de mantener este idioma como el primero en América latina, otorgando gran valor a la evolución de esta lengua, obtenida durante los siglos de colonización, tanto en América como en España: “Para Bello, la unidad de la lengua era un hecho cierto: en ambos lados del océano  se  hablaba  una  única  lengua.  No  obstante,  consideraba  que  la  evolución  experimentada  por  este  único  idioma  en  ambas  orillas  tenía que ser tomada en consideración” [3]

Reconociendo entonces el proceso histórico de nuestra lengua, y el trabajo que desde el Seminario Menor queremos hacer para que cada vez sus estudiantes mejoren sus escritos, sus lecturas y su expresión oral, queremos invitarlos a embellecer, perfeccionar y exaltar nuestro idioma, con acciones tan sencillas como leer mucho, escribir más y mejor, no utilizar abreviaturas cuando escribimos (asi sea en redes sociales), buscar acuñar, conocer y usar más palabras y expresiones en nuestra cotidianidad, evitar los neologismos innecesarios entre muchas otras. Que el buen hablar sea la oda a nuestro idioma


[1] Puedes leer el poema completo aquí: http://lenguademaravillas.blogspot.com/2015/06/oda-la-lengua-castellana-lengua-de.html

[2] Aquí podrás entender la diferencia y semejanzas de estos términos: https://www.delcastellano.com/espanol-castellano/

[3] Minervini, R. (2019). Orígenes de la independencia del español de América: Andrés Bello y su aporte a las teorías gramaticales posteriores. Cultura Latinoamericana, 30(2), p. 167. DOI: http://dx.doi.org/10.14718/CulturaLatinoam.2019.30.2.8

Te puedo interesar

Juan Sebastián Mejía Valencia

La cultura de paz en época de crisis

“La paz más desventajosa es mejor que la guerra más justa” -Erasmo de Rotterdam- Se ha considerado a lo largo de la historia la paz como ausencia de conflicto, concepto

Leer más »